sábado, 26 de enero de 2013

"El Club de las Sonrisas Sinceras"




Hace unos días que no escribo, pero esto se debe a que estoy estudiando. Hoy sentía la necesidad de escribir, aunque sea un poco.
Así que el nombre que le doy a la entrada es "El Club de las Sonrisas Sinceras". Este título se debe a una canción de un amigo mío, Juan Palma, que tiene en su disco "Sin Trampa Ni Cartón".  Esta canción cuando la escuché por primera vez me sentía identificada porque decía  "Y si por tus venas corren ríos de sinceridad, toneladas de cariño y cero de falsedad.Entonces éste es tu sitio, no te vas a arrepentir"… Pues a mi nunca me ha gustado la falsedad y siempre me ha gustado que la gente me diga la verdad a la cara y que no me mientan y me pongan excusas. Por esa razón y más asuntos más, me siento identificada  y claro, que a mi me encanta sonreír con los demás.
Si puedo hacer algo para que la gente se ría, yo lo hago. Mi lema es la sonrisa y para mi sonreír es igual a positivismo.
Agradezco al mundo por tener a gente a mi alrededor que siempre me sacan una sonrisa y que me agradezcan que yo les saco una sonrisa, me emociona sinceramente.
Así que mi lema es " La sonrisa es una de las armas más letales que una persona puede tener". Actuar con sinceridad es lo que recomiendo. No digáis mentiras, porque luego os arrepentiréis.


domingo, 13 de enero de 2013

Carta del investigador Alberto Sicilia al rey don Juan Carlos



Dentro de unos meses se cumplirá un año de la carta que escribió el investigador, Alberto Sicilia, al rey don Juan Carlos. Esa carta nos cautivó a muchos españoles y sinceramente, se explicaba todos los problemas a la que España estaba sometida.
Personalmente, cuando leí la carta, me quedé fascinada porque todo lo que él decía era verdad, pero lo había metido con toques de humor y eso fue el ingrediente que daba esa perfección a la carta.  Así que en esta entrada os expongo la carta que el investigador Alberto Sicilia escribió:

Carta de un investigador al rey don Juan Carlos (16 de abril 2012)
Querido Juan Carlos,
Me llamo Alberto Sicilia, y soy investigador de física teórica en la Universidad Complutense de Madrid. Hasta el año pasado, enseñaba en la Universidad de Cambridge. Decidí regresar a España porque quería contribuir al avance científico de nuestro país.
A las pocas semanas de llegar, me llevé la primera alegría: Francisco Camps obtenía un doctorado cum laude apenas 6 meses después de dimitir como presidente de la Generalitat. Escribí dos cartas para felicitarle, pero no me respondió. Paco debe estar muy ocupado. Quizás le contrató Amancio Ortega para que diseñe la colección de trajes primavera-verano.
Abrí la segunda botella de champán al conocer los Presupuestos Generales recién presentados. La inversión en ciencia se recorta en 600 millones de euros. Imagínate que se nos ocurre apostar por la investigación y acabamos ganando un Nobel: quebraríamos el orden geopolítico mundial. Hasta ahora, los Nobel científicos son para británicos, alemanes, franceses o americanos. Nosotros nos llevamos los Tours, los Rolland Garros y las Champions League. Si empezásemos a ganar también en ciencia, ¿qué consuelo quedaría para David, Angela, Nicolas y Barack?
He sufrido la tercera y definitiva conmoción al saber de tu safari. Dicen los periódicos que costó 37.000 euros, dos años de mi salario. Los que nos dedicamos a la ciencia no lo hacemos por dinero. Al terminar nuestras tesis doctorales en física teórica, algunos compañeros se fueron trabajar para Goldman Sachs, JP Morgan o Google. Quienes continuamos investigando lo hicimos por pasión. La ciencia es una de las aventuras más hermosas en las que se ha embarcado la especie humana. Al regresar a España, entendí que atravesábamos una situación económica complicada. Por eso acepté trabajar con muchos menos recursos de los que ofrecía Cambridge y un sueldo inferior al que ganaba cuando era estudiante de primer año de doctorado en París.
Juancar, tengo que darte las gracias. Tu aventura en Botsuana me ha hecho comprender, definitivamente, cómo es el país al que regresé.
Regresé a un país donde el Jefe del Estado se va a cazar elefantes mientras cinco millones de personas no tienen empleo. Regresé a un país donde el Jefe del Estado se opera de prótesis de cadera en una clínica privada, mientras miles de compatriotas esperan meses para la misma intervención. Regresé a un país donde el Jefe del Estado se va de vacaciones en jet privado mientras se fulminan las ayudas a las personas dependientes.
Que yo me marche a otro lugar para seguir mis investigaciones no será una gran pérdida para España. No soy el Einstein de mi generación. Pero me desespera pensar en algunos físicos de mi edad que son ya referentes mundiales en las mejores universidades. Muchos de ellos soñaban con regresar un día a España. Teníamos la oportunidad de cambiar, al fin, la escuálida tradición científica de nuestro país. Nunca volverán.
Hemos convertido España en un gran coto de caza. Pero aquí no se persiguen elefantes ni codornices, sino investigadores. Dentro de poco podremos solicitar subvenciones a WWF por ser especie en extinción.
Permíteme terminar con otra cuestión que me turba. En África hay cientos de jóvenes españoles trabajando como cooperantes en ONGs. Chicos y chicas que viven lejos de sus familias porque quieren aliviar el sufrimiento humano y construir un mundo más decente. Si tenías tantas ganas de viajar a África, ¿porqué no fuiste a abrazar a esos muchachos y a recordarles lo orgullosos que estamos de ellos?
Juancar, en tu último discurso de Navidad afirmaste que “todos, sobre todo las personas con responsabilidades públicas, tenemos el deber de observar un comportamiento adecuado, un comportamiento ejemplar”. Y digo yo, si unos meses después tenías planeado ir a cazar elefantes, ¿por qué no te callas?
Dr. Alberto Sicilia.

Fuente:  http://principiamarsupia.wordpress.com/2012/04/16/carta-de-un-investigador-al-rey-don-juan-carlos/

viernes, 11 de enero de 2013

LA SEGUNDA OLA DEL FEMINISMO




Hoy, os quiero poner otro de mis trabajos. Este trabajo es sobre el Feminismo, aunque en su día publiqué una entrada de ello, esta es la versión original. La versión que tengo publicada es solo un  resumen de mi trabajo completo. Así que os dejo con mi ensayo original.
Por último, quiero dar las gracias a Principia Marsupia por recomendar mi blog a una de las grandes periodistas que tenemos hoy en día, cuyo nombre es Mónica G. Prieto. Gracias a los dos por visitad mi blog y decirme que os ha gustado. Esto es lo mejor del día de hoy.
PD: Tengo que dar gracias a David por haberme ayudado en su día a elegir el tema, ya que no tenía muy claro si hacerlo del Holocausto o del Feminismo. Así que gracias a ti también.
 Gracias a todos que me leéis. Saludos.




LA SEGUNDA OLA DEL FEMINISMO

Este tema lo he elegido porque estamos en un siglo donde la mujer está pidiendo su voz, concretamente en los países árabes sobre todo, aquellos que han tenido su revolución,  y en general porque el tema de la igualdad de género es uno de los asuntos que está en el aire ya que se está luchando para conseguirla.
Personalmente, considero que la mujer es un ser humano igual que el hombre, solo lo que le hace distinta es que ella tenga aparato reproductor y el del hombre sea productivo. Sentimos, amamos, trabajamos igual que el hombre y por ello nos merecemos que tengamos el mismo trato.
En cuanto a este tema he utilizado algunas fuentes como el texto de Betty Friedan, La mística de la feminidad donde se expone el problema de la mujer americana de la posguerra, ya que sienten asfixia, ansiedad, soledad, encierro, etc. Esta autora fue una de las figuras del feminismo, se licenció en psicología en el Smith Collage en 1942 y luego amplió sus estudios en la Universidad de California. Escribió varias obras, entre ellas la que acabo de nombrar y otras como It Changed My Life (1946) o  La segunda fase (1981).
Tras las lecturas que he llevado a cabo, he podido reflexionar sobre ese gran problema que tenían como protagonistas las mujeres americanas durante el siglo XX, exactamente a partir de la década de los 50 y 60.
En realidad, durante la década de los años 50 y 60, la mujer estudiaba solo para conseguir marido y así formar una familia con hijos, esa era la meta de la mujer americana según cuenta Betty Friedan en su libro La mística de la feminidad: “Un siglo antes, la mujer había luchado por obtener una educación superior; ahora las muchachas iban a la Universidad a “pescar” marido”[1]
 En esas décadas, las mujeres se dedicaban a ser amas de casa, cuidaban a sus hijos y maridos, cosían, bordaban, limpiaban, planchaban… Todo ese tipo de acciones era el quehacer cotidiano y algunas mujeres sentían ansiedad, vacío, soledad, encierro, nerviosismo y más reacciones que ellas mismas no podían responder a esos malestares. Iban a psiquiatras para intentar resolver cual era el problema pero aún así no se establecía ninguna solución al problema y no había nombre para ello.
Con el paso de los años, los expertos en estos temas como los sociólogos, psicólogos, educadores, decían que ese problema era porque no se mostraban interiormente sino que pensaban en el otro y se preocupaban por sus hijos y por el marido, ellas no mostraban sus sentimientos al mundo y por tanto ocurría que ellas se sintiesen encerradas consigo mismas. La solución estaría en que la mujer saliera de ese encierro y mostrara su feminidad, pero había medios en esa época que hacían lo contrario, es decir, que incrementaban todo lo relacionado a las tareas del hogar, ya sea a través de anuncios publicitarios de cacerolas, fregonas, aspiradoras, tintes, etc.  Todo eso se sumaba a las revistas que en esa época existían como la McCall’s  en el año 1960, en esa dicha revista se enseñaba como fomentar los atractivos de la mujer, como vencer el complejo de inferioridad o incluso como entablar amistad con un hombre con el objetivo de pescar a un segundo marido, etc. Todo este tipo de cuestiones y otras más, hacían que se acentuara a que la mujer tuviera que ser la amada perfecta del marido y la cuidadora de sus hijos.
Todo este gran revuelo de ser la ama de casa perfecta ocasionaba que estas mujeres no se pararan a pensar en lo que querían realmente, serían felices con su familia pero ellas notaban que algo les faltaba pero no sabían dar con la respuesta. Bajo mi punto de vista, este problema se debe a la falta de decisiones por parte de la mujer ya sea en la política, sociedad o ámbito familiar. Creo que los hombres acaparaban ser el centro de atención y estaban sumisos al trabajo y como siempre se ha dicho eran los que traían el dinero a casa.
La cuestión es que las mujeres son las protagonistas para iniciar un gran cambio, deben
pelear por sus derechos, como hacerse eco y dejarse oír ante la sociedad. Ellas pueden tener la clave para mejorar el mundo y ya no sería necesario que los hombres las mantuvieran.
Por otro lado, algunas mujeres en los años 50 y 60 trabajaban pero en el rol de ser cuidadora, es decir, como enfermeras, maestras y secretarias. Las mujeres eran lo irracional, emocional y en cambio el hombre era lo racional, tenía el poder para tomar decisiones en la política y era quién tomaba las decisiones en cualquier ámbito.
A toda esta cuestión, se intentaría poner fin a través de la segunda ola del feminismo, que era denominado  neofeminismo o feminismo violento y que estaba influido por Freud[2] o Marx. Comenzó en los años 60, concretamente en Estados Unidos,  donde se orientaba a denunciar el esquema patriarcal de la construcción de los roles de género con base en las diferencias biológicas. Esta segunda ola abría nuevos enfoques como el derecho de las mujeres a controlar su cuerpo (derecho al aborto, al placer, al control de la reproducción, etc.) Otro de los temas que se reinvidicaban en esta segunda ola fue el derecho al trabajo de las mujeres y en igualdad de condiciones con los hombres.
El feminismo ha sido manifestado en la historia a través de personajes clave como Cristina de Pizan en la Edad Media  y Simone de Beauvoir durante el siglo XX.
En el caso de Simone de Beauvoir, publicó un libro titulado El segundo sexo, donde expone su reflexión personal acerca de su propia concepción como mujer y claramente se puede apreciar su defensa hacia la igualdad de las mujeres y la capacidad para participar en política, economía, ciencia y cultura. Este libro ocasionó gran revuelo ya que dio origen a diferentes organizaciones y corrientes feministas como la NOW (National Organization for Woman) fundada por Betty Friedan y otras por las feministas  Carla Lonzi, Valeria Solanas, Lidia Falcón.
Una de las frases que me gustaría destacar de Simone de Beauvoir es “el día que una mujer pueda no amar con su debilidad sino con su fuerza, no escapar de sí misma sino encontrarse, no humillarse sino afirmarse, ese día el amor será para ella, como para el hombre, fuente de vida y no un peligro mortal”[3]. Esto que dice Simona de Beauvoir es muy cierto ya que la mujer tiene que amarse, sacar toda esa energía que tiene y liberar todo lo que siente.
Otra autora a favor del feminismo es Kate Millet que publicó un libro titulado Política sexual, donde parte,  de que el sexo tiene una dimensión política, si entendemos por política “el conjunto de relaciones y compromisos estructurados de acuerdo con el poder, en virtud de los cuales un grupo de personas queda bajo el control de otro grupo…”[4] Para esta autora, la autonomía de la mujer pasa por la eliminación del patriarcado.
Estas autoras que he nombrado destacaron en la segunda ola del feminismo excepto Cristina de Pizan que es una de las antecesoras de estas autoras en cuanto a la defensa de la mujer y que lo refleja bastante bien en su obra Libro de la ciudad de las mujeres, publicado en el año 1405, y esta obra se considera según algunos autores como precursor del feminismo contemporáneo,  aunque hubo otras mujeres que tuvieron su protagonismo en la década de los 70 como Juliet Mitchel, Carla Lonzi, Schulamith Firestone, etc.
En la primera y segunda ola del feminismo, nos encontramos con algunas corrientes de feminismos como: el feminismo liberal  y el feminismo radical, aunque también tenemos el feminismo de igualdad y el feminismo de diferencia, entre otros.
Una de las corrientes que quiero destacar es el feminismo radical, que surge en la segunda ola del feminismo, en los años setenta y ochenta. Fue defendida por Kate Millet en su obra Política Sexual, donde destaca el papel de la sexualidad y de la reproducción en la subordinación de las mujeres. Esta corriente propone romper con las barreras sexuales de la mujer desde métodos anticonceptivos así como la legalización del aborto. Esta corriente está vinculada con los movimientos por los derechos humanos en EEUU.
La conquista de la igualdad ha sido un largo camino protagonizado mayormente por los movimientos de mujeres como la NOW y el movimiento de liberación de las mujeres (MMS)  en Francia, EEUU y España, que han influido en todo el mundo  creando una conciencia social a favor de los derechos de las mujeres. Hoy en día, la discriminación de la mujer sigue siendo una constante en todo el mundo.
En mi opinión, tienen que cambiar mucho las cosas para que la mujer tenga un papel activo en la sociedad, es decir, que se les permita acaparar el mismo centro de atención como lo recibe el hombre, aunque eso es lo que se está intentando en estos momentos, pero el machismo sigue estando presente y sobre todo la violencia de género.
Pienso que la igualdad de oportunidades tanto para el hombre como para la mujer es un paso primordial que se debe realizar para llevar a cabo una igualdad, aunque me gustaría destacar que algunos países árabes como Arabia Saudita van muy retrasados en cuanto a la igualdad y a la toma de decisiones por parte de la mujer, ya que hay que recordar que hasta  hace muy poco tiempo, exactamente en el año 2011, por primera vez en la historia las mujeres podrán votar en las elecciones del año 2015. En la sociedad árabe queda mucho por hacer aunque hay ciertos países como Túnez, Argelia, Siria, Libia, Palestina, Irak, Kuwait, Marruecos, entre otros países árabes, muchas mujeres han sido las que han luchado por los destinos de sus países y por la mejora de condiciones sociales y de género, y a esto hay que añadirle las recientes revoluciones que han tenido lugar en Túnez como epicentro y seguidamente en Egipto y Libia, ya que las mujeres salieron a la calle para protestar sobre los problemas que estaban asolando a sus países.
En conclusión, a lo largo de este ensayo lo que quiero decir es que la mujer ha pasado por diferentes etapas de lucha para hacerse un hueco en el mundo y aún queda bastante por conseguir. Como mujer que soy, puedo decir que la situación de la mujer hoy en día es bastante  mejor comparada con años anteriores, aunque se debe seguir luchando para acabar con la violencia de género y  para encender la llama a favor de la igualdad de oportunidades. Sigue estando vigente en muchos sitios que la mujer recibe menos sueldo que un hombre aún realizando un mismo trabajo, eso se debe de cambiar y ajustarlo a un sueldo igualitario, porque las mujeres y los hombres somos iguales ante la ley, lo único que nos cambia es que seamos de diferente sexo, pero eso no es un impedimento para tener los mismos derechos que ellos tienen o tener nuestra propia voz. Por diferencias hay bastantes en los aspectos biológicos pero en cuanto a la condición de la  persona en sí misma, tiene que ser igual tanto para la mujer como para el hombre.
Creo que todos tenemos opiniones diferentes y se deben de respetar. Algunos no pensaran como yo y otros pueden que me apoyen en lo que digo. Con esto defiendo la capacidad de las mujeres en pensar por sí mismas y  mostrar lo que piensan ellas, ya que podemos aportar más de un granito de arena para mejorar el mundo.
Los movimientos feministas que ha habido en la historia son grandiosos ya que eso ha sido una lucha constante para reclamar sus derechos como ciudadanas y como personas que son. Es verdad, que la mujer ha estado esclavizada y aún sigue estando en algunos países, sobre todo en Arabia Saudita como he nombrado antes e incluso en algún país del continente asiático y eso es otro de los aspectos que también se deben abolir.

Fuentes bibliográficas:
-          Friedan B., La mística de la feminidad, Madrid, Júcar, 1974.
 Recursos Web:
-          Surt. Fundación de Dones. Fundación Privada: www.surt.org/
-          Biografías: http://www.biografica.info/



[1]Friedan B., La mística de la feminidad, Madrid, Júcar, 1974, pp.36.

[2] Freud nació en Freiberg, el 6 de mayo de 1856,  fue un médico, filósofo y neurólogo austriaco, y fue el principal impulsor del psicoanálisis. Murió en Londres, el 23 de septiembre de 1939.
[3] De Beauvoir S., El segundo sexo, Madrid, Cátedra, 2005.
[4] Millet K., Política sexual, Madrid, Cátedra, 2010.


domingo, 6 de enero de 2013

EL HISTORIADOR ANTE LOS HECHOS: LA “CONSTRUCCIÓN HISTÓRICA”



Aprovechando mis trabajos que hice en el pasado y que ya fueron evaluados en su día, os pongo otro de mis ensayos titulado como El Historiador ante los hechos: La "Construcción Histórica". Espero que os guste!



EL HISTORIADOR ANTE LOS HECHOS: LA “CONSTRUCCIÓN HISTÓRICA”


Todos os preguntaréis como se ha construido la historia a lo largo de los años y cómo ha influido el papel del historiador o de la historiadora en este ámbito. Esta es la pregunta a la que quiero responder a partir de un proceso que he llevado a cabo para descubrir esta incógnita.
El historiador trata de reconstruir la historia a partir de los hechos que se han dado en el pasado, pero cada historiador puede tener una reflexión o una idea diferente y es ahí cuando la forma de contar la historia es diferente. Se encarga de transmitir al lector como esos hechos ocurrieron en la realidad, es decir, como dice el historiador americano Hyden White es “la de un transcriptor más bien que la de un traductor entre el pasado y el presente”[1].

Por otro lado, en la construcción de la historia puede darse el término “historia desde abajo” donde se refleja estudiar los puntos de vista de la gente corriente sobre su propio pasado, y creo que es una tarea importante, ya que cada persona nos puede enseñar y transmitir una historia diferente. Así mismo como se preguntaba Edward Carr sobre cuál era la relación existente entre el historiador y los hechos, él respondía en un artículo del año 1953 en el periódico The Times Literary Supplement, que “el historiador hace la historia, no es lo menos que la historia ha hecho al historiador…”[2] Él en un discurso dijo que el historiador es quién decide qué hechos han de contarse pero no puede concederles la palabra a todos.
Yo pienso que Carr acierta en lo que dice sobre el historiador de que hace la historia, y que es quién decide que hechos históricos quiere tratar y dependiendo de ellos se sumerge el historiador en un análisis profundo donde investiga esos hechos a través de documentos, inscripciones…, luego los reune y los trabaja como le convenga más. Hay que decir que no todos los datos sobre el pasado son hechos históricos y por ello el historiador tiende a utilizar un criterio para separar esos datos históricos de otros sobre el pasado, y para ello el historiador debe decidir entre recordar u olvidar, pero siendo honesto a la hora de decidir.
Me parece apropiado destacar la definición que dio Carr a la historia, para él la historia es como un proceso continuo de interacción entre el historiador y sus hechos, un diálogo sin fin entre el presente y el pasado.
Por otra parte, hay que destacar algunas de las menciones que hace Pagés en su obra Introducción a la Historia. Epistemología, teoría y problemas de método en los estudios históricos, donde alude a historiadores, como el tunecino  Ibn Jaldún, que hacia el siglo XIV decía que “la historia tiene por verdadera finalidad hacernos conocer el estado social del hombre, en su dimensión humana (…) todas las mutaciones que la naturaleza de las cosas pueda operar en el carácter de la sociedad”[3].
Con el paso de los siglos, se ha cambiado la concepción de lo que es la historia. Por ejemplo  a comienzos del  siglo XX  según el historiador Lucien Febvre, la historia se definía como “el estudio científicamente elaborado de las diversas actividades y de las diversas creaciones de los hombres de otros tiempos, captados en su fecha, en el marco  de sociedades extremadamente variadas y, sin embargo, comparables unas con otras (…); actividades y creaciones con las que cubrieron  la superficie  de la Tierra y la sucesión de las edades”[4].
La historia pasó a convertirse en “historia social” como así definía Febvre y Bloch  y de ahí surgieron conceptos como la “historia total” o “historia integradora”. Pierre Vilar explicó de forma clara que la “historia total” no pretendía conocer todos los hechos que tuvieron lugar en las sociedades humanas, sino de lo que se trata es de indicar “aquello de lo que depende  el todo y aquello que depende del todo”[5]. Así mismo, Pierre Vilar expresó que el oficio del historiador consistía  en “poner de manifiesto los mecanismos que unen el acontecimiento con la dinámica de las estructuras”[6].
En cuanto al sujeto de la historia siempre es el hombre de la manera en que junto a otros hombres forma grupos sociales que enlazan una sociedad. Aquellos individuos que han pasado a la historia, son porque han hecho o han desempeñado papeles importantes en la historia, como por ejemplo Jesucristo, Napoleón, Marx…
De otro modo, tenemos que hablar sobre la verdad histórica ya que continuamente se está construyendo, en historia no hay periodos cerrados al análisis histórico, se encuentra en revisión cualquier fenómeno de la historia. De esa forma, se rectifican errores de interpretación o simplemente se va avanzando en otras cuestiones relacionadas con la historia, se conocen nuevos datos, se descubren nuevas fuentes, etc. Por tanto esta verdad histórica nos acerca a la comprensión y al entendimiento del hecho estudiado.
En conclusión, tengo que decir que el historiador está siempre alerta ante los posibles paradigmas que se le pueda presentar en la historia, ya sea a partir de las distintas interpretaciones que se den sobre un hecho o más bien a partir de su propia reflexión. Como historiadores/as que somos, tenemos que observar detenidamente los hechos que se dieron en la historia, escoger los que nos parezcan relevantes y a partir de ello tenemos que montar nuestra propia hipótesis acerca de ello y buscar fuentes que nos lleven al terreno en el que queremos investigar, ya sea a través de documentos, manuscritos, libros, etc.
Con ello podemos hacer una verdad histórica, pero que siempre estará abierta a otras modificaciones y por ello tendremos una historia más entendible y comprensible.
Bajo mi punto de vista, yo también recurriría como historiadora a las fuentes orales, ya que puedes recoger testimonios de varias  personas que han vivido en un periodo con algún acontecimiento importante, ellas también son las que nos pueden abrir una puerta hacia la verdad histórica, aunque siempre hay que comprobar la veracidad de ese hecho histórico.
Personalmente, creo que cada persona es un personaje histórico, ya que ha participado de algún modo en su propia historia de la vida o ha participado en cambios que se han dado en su país, por ejemplo los referéndum, las votaciones para elegir a una determinada persona que gobierne su país, huelgas o movimientos de masa, manifestaciones; y estas que nombro son muy pocas por no decir más.




Bibliografía:
-          EDWARD HALLET CARR: ¿Qué es la historia?, Barcelona, Ariel, 2010.
-          PELAI PAGÈS: Introducción a la Historia. Epistemología, teoría y problemas de método en los estudios históricos. Barcelona, Ed. Barcanova,​​1983.


[1] HYDEN WHITE: Conferencia Inaugural al I Congreso Internacional de Filosofía de la Historia, pronunciada en Buenos Aires el 25 de octubre de 2000.
[2] EDWARD HALLET CARR: ¿Qué es la historia?, Barcelona, Ariel, 2010, pág.15.
[3] IBN JALDÚN: Introducción a la historia universal (Al- Muqaddimah). México, F.C.E., 1977, pág. 141.
[4] LUCIEN FEBVRE: Combates por la historia, pág.40.
[5] PIERRE VILAR: Historia marxista, historia en construcción. Barcelona, Anagrama, 1975, pág.99.
[6] PIERRE VILAR: “El método histórico”, en Althusser, método histórico e historicismo. Barcelona, Anagrama, 1972, pág.15.


jueves, 3 de enero de 2013

EL HISTORIADOR EN LA SOCIEDAD ACTUAL: “A VUELTAS CON LA HISTORIA”




En esta entrada, os dejo un ensayo que hice para un trabajo de una asignatura de la Universidad. Espero disfrutéis de esta lectura o que aprendáis algo nuevo sobre mi especialidad que es la historia.



EL HISTORIADOR EN LA SOCIEDAD ACTUAL: “A VUELTAS CON LA HISTORIA”


En la sociedad actual  la figura del historiador es necesaria porque como historiadores que somos podemos entender mejor los problemas que se dan en el presente ya que hemos indagado en los hechos que surgieron en el pasado. A partir de este ensayo, me gustaría explicar cómo la figura del historiador influye en nuestra sociedad y que funciones realiza en el presente que vivimos, aparte de cómo la sociedad actual interpreta la historia.
El trabajo del historiador es demasiado complejo ya que realiza diversas funciones como la de investigar los modelos del pasado, pero por otro lado, estos también se dedican a escribir  historia, pero con el paso de las décadas y de los siglos se pasaron  “a escribir historia sobre la gente, y sobre todo, sobre gentes humildes, normales…”[1]
Por otra parte, los historiadores se han dedicado a estudiar la historia de aquellos pueblos que se consideraban que no tenían historia, recurren también a la historia global y no solo estudian esos acontecimientos externos que se llevan a cabo, sino que también “interiorizan esas acciones a través de sus pensamientos, sentimientos e ideologías”.[2]
El problema llega cuando el paradigma de la historia no ha estado muy presente en la educación hasta finales del s.XX. Desde ese momento se comenzó a enseñar historia y a su vez se lanzaban libros de historia, novelas con historia, etc.
Me gustaría destacar el libro Aprender y pensar la historia de los psicólogos Mario Carretero y James F.Voss donde “se plantea que hay que educar ciudadanía responsable a través de la enseñanza de la historia o formar a las nuevas  generaciones en la participación activa en la vida pública”.[3]
Tengo que decir que  el cine debe mucho a la historia ya que sin historia no se hubiesen hecho películas como Pearl Harbor, Enigma, Gladiator o Titanic, entre otras.
Para hacer películas con contenidos históricos se necesita recurrir a los historiadores o a otros recursos, ya que estas fuentes son las que pueden aconsejar a realizar una buena película con datos verídicos, pero hoy en día esto se olvida ya que “la mayor parte de la historia en la televisión todavía tiene presentadores profesionales o voces superpuestas leyendo guiones no influidos por historiadores” [4] como dice el historiador británico Felipe Fernández-Armesto en el libro ¿Qué es la historia ahora? de David Cannadine.
Otro de los factores es que estudiar historia en la actualidad nos hace entender y apreciar de aquellas pequeñas cosas que no nos paramos a mirar como los paisajes, las calles, los encuentros con la gente, etc.
Diría que la historia hoy en día implica el estudio de otras disciplinas como la sociología para estudiar a la sociedad, la economía para cualquier análisis de las estructuras económicas y sociales, la demografía para el estudio de la población y sobre todo, considero que la psicología es uno de los factores más importantes para el estudio de la historia ya que nos permite comprender como pensaban esas personas y qué inquietudes tenían en el pasado.
Bajo mi punto de vista, otra de las disciplinas importantes que sirven para la enseñanza de la historia y también para transmitir comportamientos adecuados al rol social, es la pedagogía, ya que nos puede ayudar a comprender lo que es la educación en todas sus vertientes, en lo escolar, familiar, laboral y social.
En resumen, el estudio de otras disciplinas ya sea dentro del campo de las ciencias sociales y humanas, es lo que nos permite hacer interdisciplinariedad de la historia, pero para ello se tiene que “ perseguir una imposible "ciencia social unificada" alrededor de cualquiera otra disciplina” ;“hacer del diálogo historia-ciencias sociales la receta mágica de la "crisis de la historia", que nosotros entendemos como cambio de paradigmas” y “diluir la historia en tal o cual disciplina exitosa, como nos proponen hoy en día los narrativistas extremos en relación con la literatura”[5].
En conclusión, pienso que el historiador en la actualidad tiene una tarea importante que realizar, ya que es una de las figuras clave para guiar a la sociedad hacia un camino correcto, y él es el que puede entender mejor los problemas que se están presentando hoy en día a nivel mundial.
Considero que para mejorar el mundo debemos hacer un buen uso de la historia ya que es una de las herramientas educadoras para crecer y para participar en las cuestiones que se presenten en nuestra vida diaria, ya sea en la política, sociedad, etc.
La interdisciplinariedad es otra de las claves para combinar y entender mejor la historia actual, porque con ella podemos acceder a construir una historia mejor. Obviamente cada historiador/a puede interpretar la historia que estudie e investigue de manera diferente, ya que como seres humanos que somos tenemos una ideología diferente o un pensamiento distinto que son uno de los pilares a que nosotros como historiadores tengamos una interpretación distinta.





Bibliografía:
-          David Cannadine, ¿Qué es la historia ahora?, Granada, Almed ediciones, 2005.
-          José Luís Corral, Carmen García Herrero y Germán Navarro, Taller de historia. El  oficio que amamos, Barcelona, Edhasa, 2006.

Recursos Web:
-          Historia a debate: www.h-debate.com/
-          Fundación Dialnet: http://dialnet.unirioja.es/


[1] David Cannadine, ¿Qué es la historia ahora?, Granada, Almed ediciones, 2005, pág.36.
[2] Javier Meneses Linares, “De la nueva historia y del nuevo papel del historiador...
algunas reflexiones sobre el arte de narrar”, en Espéculo, revista de estudios literarios, 2002.Nº 20. ISSN 1139-3637.
[3] José Luís Corral, Carmen García Herrero y Germán Navarro, Taller de historia. El  oficio que amamos, Barcelona, Edhasa, 2006, pág.39.
[4] David Cannadine, ¿Qué es la historia ahora?, Granada, Almed ediciones, 2005, pág.282.
[5] Historia a debate, Manifiesto de Historia a Debate: www.h-debate.com/